17 abril 2020

Comunicacdo del fallecimiento de Ricardo Díez-Hochleitner

Europeísta convencido y promotor comprometido de las relaciones hispano-alemanas, fue íntimo amigo de Liz Mohn, presidenta de la Fundación Bertelsmann, y de su difunto marido Reinhard durante muchos años. Díez-Hochleitner, hijo de un diplomático español y de madre alemana, fue miembro del patronato de nuestra fundación matriz, la Bertelsmann Stiftung, de 1993 a 1998. También fue miembro del patronato de la Fundación Bertelsmann, fundada por Reinhard Mohn en Barcelona en 1995.

“Como presidente durante muchos años del Club de Roma, Ricardo Díez-Hochleitner fue una figura infatigable e incómoda para el poder”, dijo Liz Mohn en sus condolencias. "Como líder visionario, se comprometió con las reformas de los sistemas educativos español y latinoamericano. Consideró la lucha contra la pobreza en el tercer mundo como el mayor reto de la humanidad y, en consecuencia, pidió que se condonara la deuda de los países más pobres. Con su experiencia en organizaciones internacionales, fue durante muchos años un importante asesor y una gran fuente de inspiración para la Bertelsmann Stiftung y la Fundación Bertelsmann. Su lema de vida, ‘Pensar globalmente, actuar localmente’, también lo tendremos muy presente en el futuro.”  

Ricardo Díez-Hochleitner nació el 11 de agosto de 1928 en Bilbao. Estudió administración de empresas en las universidades de Salamanca y Georgetown (USA) y química en la Universidad Técnica de Karlsruhe, donde se doctoró en 1955. Posteriormente siguió su carrera como reformador educativo en organizaciones internacionales. Fue director de planificación educativa en Colombia y tuvo un papel destacado en el desarrollo de programas educativos globales en el Banco Mundial y en la UNESCO. De 1969 a 1972 Díez-Hochleitner fue Secretario de Estado en el Ministerio de Educación y Ciencia del Gobierno de España.

Durante y después de su carrera política en el ámbito de la educación, Ricardo Díez-Hochleitner trabajó como editor influyente. De 1977 hasta 2001 fue vicepresidente de Timon, un holding, al cual pertenecía la editorial iberoamericana Santillana y el conocido periódico español El País. Díez-Hochleitner se dio a conocer internacionalmente como presidente del Club de Roma (1991 hasta 2000), un club de élite de altos directivos, políticos y científicos de todo el mundo, que el presidente alemán Richard von Weizsäcker una vez lo consideró “la consciencia de la humanidad”.

Hasta el día de hoy aun podemos recurrir a los contactos de alto nivel y a la red de Díez-Hochleitner en nuestro país, que llegó hasta la Casa Real. Ya en la época de la dictadura franquista, pertenecía al círculo de confianza del futuro Rey Juan Carlos I. Díez-Hochleinter fue también uno de los impulsores del Foro Hispano-Alemán, que creamos en el año 2002 por sugerencia de los gobiernos español y alemán. Como miembro del patronato de la Fundación Bertelsmann, se comprometió apasionadamente en dar a conocer la idea del compromiso cívico en España. Actualmente en la Fundación Bertelsmann trabajamos activamente en la mejora del empleo juvenil. En este sentido, impulsamos el proyecto de Orientación Profesional Coordinada y promovemos una Formación Profesional Dual de calidad, un modelo de éxito en Alemania y Suiza que el reformador de la educación Ricardo Díez-Hochleinter consideraba de especial relevancia.

Información sobre la imagen de cabecera:

Fotógrafo: Marc Darchinger

Derechos de imagen: Bertelsmann Stiftung